Madame…

La Madame, emperifollada de puertas afuera, solitaria de puertas adentro.  Bella, sin duda, asediada sin pausa… pero su corazón sólo de ella…